Skip to contents
Citywide

Un Joven Venezolano Soñaba Con Ser Beisbolista. En Chicago Encontró Una Nueva Pasión Detrás De Una Cámara

Jesús David Lucena Castillo ha pasado más de cinco años separado de su familia. Durante el Día de los Muertos, un encuentro amistoso cambia su rumbo en la ciudad.

Jesús David Lucena Castillo toma fotos de The Kid from Pilsen el 7 de noviembre del 2022.
Colin Boyle/Block Club Chicago
  • Credibility:
Spanish After the Buses Banner

En After the Buses, Block Club Chicago y Borderless Magazine siguieron a 10 de los miles de inmigrantes venezolanos enviados a Chicago como parte de la maniobra política del gobernador de Texas Abbott este año. Block Club Chicago es una redacción sin ánimo de lucro centrada en los barrios de Chicago; suscríbase a su boletín diario. Borderless Magazine es una redacción multilingüe sin ánimo de lucro que informa sobre y con los inmigrantes de Chicago; suscríbase a su boletín semanal.

PILSEN — Jesús David Lucena Castillo pasó el Día de los Muertos haciendo lo mismo que ha hecho la mayoría de los días desde que llegó a Chicago: andar por las calles, buscando trabajo.

“¿Hablas español?” le preguntó Castillo a alguien que pasaba por la calle 18 del barrio de Pilsen, puerto de entrada de inmigrantes mexicanos.

Castillo, de 24 años, es uno de los miles de migrantes enviados aquí en un autobús desde Texas en el marco de la protesta del gobernador Greg Abbott contra las políticas federales de inmigración.

El activista comunitario y fotógrafo, The Kid from Pilsen, pasó por ahí mientras Castillo buscaba trabajo. Los dos empezaron a hablar, y The Kid se empeñó en buscar la forma de ayudar a Castillo.

Entonces tuvo una idea: podía pagarle a Castillo para que aprendiera fotografía y fuera su fotógrafo personal.

La experiencia de Castillo en fotografía era limitada, pero aceptó.

Poco después, todo encajó.

Credit: Colin Boyle/Block Club Chicago
The Kid from Pilsen (centro) camina con Jesús David Lucena Castillo (izquierda) durante la 43rd Muertos de la Risa procesión anual en Pilsen el 2 de noviembre de 2022.

‘Atravesé ocho países con prácticamente 200 dólares’

Nacido y criado en El Tocuyo, un pueblo del valle de la provincia de Lara, Venezuela, Castillo soñaba con ser un beisbolista profesional.

“El béisbol era prácticamente lo único que sabía hacer en Venezuela. Entrenaba día y prácticamente noche”, dijo Castillo en español.

Los padres de Castillo “lo dieron todo” para apoyar sus esfuerzos en el béisbol, aunque “no tenían nada que dar”, dijo.

Cuando Castillo se lesionó, su familia no pudo reunir el dinero necesario para los procedimientos médicos ni la fisioterapia para que volviera al campo de juego.

Con los sueños de su vida relegados a la banca, Castillo se trasladó a Bogotá, Colombia, donde trabajó en la construcción, repartió paquetes en su motocicleta y trabajó de barman para mantener a su familia en casa.

“No ha sido fácil para mí, pero sé que todo tiene un propósito en esta vida, y sé que las puertas se abrirán”, dijo.

Después de cinco años en Colombia, Castillo aún no ganaba lo suficiente para mantenerse a sí mismo ni a su familia en Venezuela. Su hija de 6 años tiene problemas de salud y necesita atención médica, dijo. 

“Han sido años, cinco años … sin poder abrazarlas, sin poder estar con ellas”, dijo. Para Castillo, su hija es su “vida”.

Castillo se propuso trabajar en Estados Unidos. Este verano, él y ocho amigos iniciaron su viaje a la frontera entre México y Estados Unidos, dijo.

“Tomé la decisión con unos amigos de irme para acá sin dinero, sin nada. Crucé ocho países prácticamente con 200 dólares, era lo único que tenía en el bolsillo”, dijo.

Durante el viaje, el grupo de Castillo se encontró con una joven herida en el Tapón del Darién, una selva traicionera entre Colombia y Panamá. Castillo se detuvo para ayudarla, pero sus amigos lo abandonaron, dijo.

“No tenía comida ni dinero, y nunca pensé que pasaría por eso. Pero prácticamente comía basura por la noche”, dijo Castillo, haciendo una pausa mientras se le llenaban los ojos de lágrimas. “Incluso por la noche, lloraba solo porque no tenía compañía ni nada, pero eso era todo lo que había. Y sé que esos momentos me hacen muy fuerte ahora para no rendirme, para seguir luchando por lo que quiero.”

Castillo siguió adelante a pesar de las duras condiciones y las fuertes lluvias; siempre estaba empapado, dijo. Sin tienda de campaña, dormía en la orilla del río. Se quedó sin comida y el agua se llevó la poca ropa y la carga que le quedaba, dijo. 

“El río aumentó y se llevó todo, todo, todo, todo. Fue algo tremendo porque parecía una película”, dijo Castillo.

Cuando podía comunicarse con sus padres, no les contaba las penurias porque “no quería preocuparlos”, dijo.

“Aunque no conozcan mi historia, están muy orgullosos de mí”, dijo. “Estoy aquí por la voluntad de Dios. Sé que todo lo que pasé, Dios me estaba cuidando y por eso me levantaba cada día.”

Credit: Colin Boyle/Block Club Chicago
Jesús David Lucena Castillo posa para un retrato en el South Loop en un día de nieve el 19 de noviembre del 2022.

Después de dos meses, Castillo llegó a la frontera entre México y Estados Unidos el 10 de septiembre, dijo. 

Planeaba reunirse con un amigo en Miami, pero sin dinero, su única opción era tomar uno de los autobuses que Abbott encargó. Su destino: Chicago.

“Yo… pensé mucho, y dije: ‘Bueno, hay muchos deportes ahí. Hay dos equipos de béisbol de las grandes ligas'”, dijo Castillo.

Castillo volvió a conectar con la chica a la que ayudó en el viaje por Internet. Ella también logró cruzar la frontera y está viviendo cerca de Washington, dijo.

Simplemente estaba preguntando por un trabajo, él me ofreció su mano’

El corazón de The Kid from Pilsen estaba lleno en el Día de los Muertos, ya que la festividad significaba que podría honrar a los amigos perdidos por la violencia armada en Chicago.

Sentó a Castillo para mostrarle un documental de fotografía, subtitulado en español, y su propia cámara Sony.

The Kid le cortó el pelo a Castillo, le enseñó sus comidas favoritas de Chicago y compartió su pasión por la fotografía con su nuevo amigo.

Castillo dice que es una persona muy tranquila, pero que ha cambiado desde que tiene la cámara en sus manos.

“Me gusta cuando me pongo la cámara al hombro. Me siento diferente, como si fuera otra persona, [alguien] más grande”, dijo Castillo.

En el segundo día del Día de los Muertos, Castillo fotografió a The Kid circulando peticiones en la procesión de Muertos de la Risa en Pilsen.

“Tiene un talento natural para ello”, dijo The Kid.

Pronto, Castillo incorporó diferentes ángulos a su fotografía y desarrolló un ojo para documentar momentos clave.

Castillo es cuatro años mayor que The Kid y su amistad ha crecido rápidamente, dicen. Han compartido lecciones el uno con el otro, ya sea una nueva palabra en un idioma extranjero o que ponerle papitas picantes a un sándwich mejora el sabor.

“En un momento de desesperación, simplemente estaba preguntando por un trabajo”, dijo Castillo. “y él me ofreció su mano. Ya más que un amigo, se está convirtiendo prácticamente en un hermano”.

“Vi a mi padre en él: los mismos ojos”, dijo The Kid. “Me hablaba del río y yo decía: ‘mi padre pasó exactamente por lo mismo’. [Me ha enseñado] que puedo ser más abierto del corazón, que puedo hacer amigos, que puedo estar abierto a diferentes perspectivas”.

Credit: Colin Boyle/Block Club Chicago
Jesús David Lucena Castillo toma fotos de The Kid from Pilsen el 19 de noviembre del 2022.
Credit: Colin Boyle/Block Club Chicago
Jesús David Lucena Castillo toma fotos de The Kid from Pilsen el 19 de noviembre del 2022.

El futuro

Castillo se está adaptando bien a Chicago, una ciudad de la que se ha enamorado, y el lugar donde vio la nieve por primera vez, dijo. Está viviendo en una antigua escuela de Bronzeville que la ciudad convirtió en un albergue en el 2020 y utiliza Duolingo para aprender inglés.

Credit: Colin Boyle/Block Club Chicago
Jesús David Lucena Castillo posa para un retrato en el South Loop el 19 de noviembre del 2022.

La fotografía ha cambiado drásticamente la visión de la vida de Castillo mientras se adapta a los Estados Unidos, y ha cambiado su enfoque en medio de las tribulaciones de ser un inmigrante en un nuevo país.

“Salgo del albergue con problemas”, dijo. “Pero… me pongo la cámara y todo cambia, todo se vuelve diferente”.

“Nunca había pensado en esto ni en tomar fotos, pero es algo… que me está enamorando”.

A pesar de las dificultades a las que se ha enfrentado hasta ahora, Castillo espera poder cumplir su sueño de reunirse con su familia tras años de separación.

“Lo que más quiero es estar con ellos, para que me vean superado”, dijo.

Suscríbete a Block Club Chicago. Cada centavo hacemos informes de fondos de los vecindarios de Chicago.

¿Ya estás suscrito? Haga clic aquí para apoyar a Block Club con una donación deducible de impuestos.