Skip to contents
Citywide

La Lucha De Un Padre Venezolano Por Mantener A Su Familia En Chicago

Denis "Omar" Covis viajó más de 5.000 kilómetros para encontrar un trabajo que mantuviera a su mujer embarazada y a sus hijos.

Denis "Omar" Covis en Olive Park Woodland en Chicago, Illinois, el 27 de septiembre del 2022. Covis exploró Chicago por primera vez desde que llegó a la ciudad el 7 de septiembre del 2022. Él y otros migrantes caminaron durante más de una hora para llegar al lago Michigan.
Jesús J. Montero para Borderless Magazine
  • Credibility:
Spanish After the Buses Banner

En After the Buses, Block Club Chicago y Borderless Magazine siguieron a 10 de los miles de inmigrantes venezolanos enviados a Chicago como parte de la maniobra política del gobernador de Texas Abbott este año. Block Club Chicago es una redacción sin ánimo de lucro centrada en los barrios de Chicago; suscríbase a su boletín diario. Borderless Magazine es una redacción multilingüe sin ánimo de lucro que informa sobre y con los inmigrantes de Chicago; suscríbase a su boletín semanal.

CHICAGO — Desde un albergue en el West Side de Chicago, Denis “Omar” Covis esperaba con nerviosismo el nacimiento de su hija en Venezuela este otoño. A casi cinco mil kilómetros de distancia, este joven de 26 años vio desde su teléfono cosas como el baby shower y el primer día de escuela de sus hijos. Sin embargo, dice que estar lejos de sus hijos y de su esposa embarazada no fue su elección, fue una necesidad.

Covis llegó a Chicago en septiembre, transportado en autobús contra su voluntad desde Texas tras abandonar Venezuela. Hizo el viaje principalmente a pie, caminando a través del sol abrasador, las grandes altitudes, las condiciones de congelación, los ríos poco profundos, las selvas peligrosas y las montañas escarpadas.

Como muchos otros, abandonó su hogar para tener una mejor oportunidad de vida. 

Desde el 2014, más de 7 millones de venezolanos han huido de su país a países cercanos de América Latina y el Caribe. Espoleados por la violencia y la escasez de medicamentos y alimentos, un número cada vez mayor de venezolanos ha llegado también a Estados Unidos en los últimos dos años.

Covis dice que vino a Estados Unidos para mantener a su esposa embarazada, a sus tres hijos y a sus padres. En su país, Covis no pudo cubrir las necesidades básicas de su familia y espera tener mejores oportunidades de trabajo aquí. 

Covis le explicó a Borderless Magazine por qué tuvo que dejar Venezuela y qué espera conseguir ahora que está en Chicago.


Nací en el estado de Falcón, en Venezuela. Es una zona costera llena de playas. Fui a la escuela pero sólo pude terminar la primaria. Tuve que empezar a trabajar desde muy joven para mantener a mi familia. Tengo 26 años y sigo trabajando para mantenerlos. 

Cuando crecí, recibí algunas ayudas del gobierno a través de una beca de boxeo. Pero cuando el gobierno venezolano empezó a colapsar, los fondos que se destinaban al deporte fueron retirados.

Tuve a mi primogénito con mi primera mujer cuando tenía 18 años. Me encantaba mi familia.

Credit: esus J. Montero para Borderless Magazine
Denis “Omar” Covis en Olive Park Woodland en Chicago, Illinois, el 27 de septiembre del 2022.

Por desgracia, mi primera hija falleció cuando tenía tan sólo tres años. Estaba enferma. Tenía una enfermedad y no podía permitirme cubrir sus necesidades médicas. Tengo su nombre tatuado en el brazo, es un recordatorio para no olvidar nunca. La relación con mi primera esposa no duró después de la muerte de mi hija. Así que regresé a Venezuela.

En Venezuela trabajaba como cocinero los fines de semana para mantener a mis padres. Ahí conocí a mi actual esposa. Llevamos siete años juntos y estamos a punto de tener nuestro tercer hijo. Vine aquí para proporcionarles un mejor futuro, con la esperanza de encontrar trabajo haciendo cualquier cosa. Recientemente he encontrado trabajo en la construcción. Haré lo que sea necesario en este país para traer a mi familia y cuidarla. 

Al principio, llevé a mi esposa e hijos a Ecuador. Tenía un amigo ahí en Ecuador que me ofreció un trabajo. No era bien pagado y el trabajo prometido no duró mucho. Pudimos sobrevivir, pero vivir en Ecuador seguía siendo muy duro. Mis hijos me gritaban diciendo que querían cosas que yo no podía darles, o lloraban por no tener nada que comer. Era difícil encontrar un trabajo, obtener ingresos y pagar el alquiler. 

Estaba cansado de no poder mantenerlos. Así que, cuando me enteré de la existencia de el Tapón del Darién y de cómo los venezolanos estaban cruzando a los Estados Unidos, decidí ir también. Me tomó tres meses.

Tomé un autobús desde Ecuador hasta la frontera con Colombia, otro autobús hasta Medellín, y un tercer autobús hasta Necoclí, un lugar que lleva a otra isla, Capurgana, Colombia.

Conocí a una madre en la selva de Perú que viajaba sola con su hija de diez años. Llevé a su hija sobre mis hombros y brazos de forma intermitente durante más de tres días. La llevé hasta Panamá. 

Hay muchas montañas y ríos en Panamá. Dondequiera que vayas, hay muchas montañas y ríos. Fueron días difíciles.

Al atravesar los ríos de Perú, la niña de 10 años lloraba y lloraba en mis brazos. El río estaba alto y la corriente iba rápida. Incluso nos caímos juntos con ella en brazos. Recuerdo que me golpeé con fuerza contra el suelo del río, pero me aseguré de que no se hiciera daño. 

Cuando llegamos a Panamá, no tenía más dinero, así que empecé a caminar. Caminamos por la selva de Panamá durante tres días. Seguimos a nuestro coyote y a otros grupos en este viaje. 

En mi grupo había 60 personas de Haití, República Dominicana y Cuba. Sólo 59 personas llegaron al centro de refugiados. Una persona murió en la selva. Murió mientras subíamos una montaña. Vi que le entró el pánico y tuvo un ataque al corazón. Lo vi todo. Sabía que tenía que seguir avanzando y salir de ahí. 

No quería morir. Tengo hijos. Sólo podía pensar en mis hijos.

Credit: esus J. Montero para Borderless Magazine
Denis “Omar” Covis en Olive Park Woodland en el centro de Chicago, Illinois, el 27 de septiembre del 2022.

Sobrevivir a pie en la selva fue lo más difícil. 

Comí mucha comida enlatada, pero hubo un día en el que caminé tanto que no pude moverme más porque estaba agotado. La comida me pesaba, tenía que comer lo que podía y dejar el resto.  

Al final me quedé con hambre, morí de hambre durante dos días. Bebí agua del río y al final, cuando salí de Panamá, me dolía el estómago porque el agua estaba sucia. No volví a ver a la madre ni a su hija a las que ayudé a atravesar los ríos y las montañas después de salir de Panamá. 

Mis pies estaban tan hinchados que cuando me sentaba no podía levantarme después. Cuando hacía calor, no podía caminar. Cuando hacía frío me dolía el cuerpo hasta los huesos. 

Al llegar a México nos detuvo la policía de inmigración. Cuando nos soltaron, seguimos caminando durante dos noches y dos días seguidos. Luego me volvieron a detener durante ocho días. Querían enviarme de vuelta a Guatemala. Me quitaron todo lo que llevaba encima. Pensé que mi viaje había terminado. Tuve que cruzar ríos para atravesar México. Nadé mientras los agentes de inmigración me perseguían. Doy gracias a Dios por haber podido llegar hasta aquí con vida después de cruzar el Río Bravo.

Finalmente, pude llegar a Texas, donde las autoridades de inmigración me detuvieron una vez más durante dos días. Luego me soltaron con un permiso temporal para poder quedarme ahí. Pedí ir a Nueva York, pero me metieron en un autobús a Chicago, y aquí me quedé. 

Mi viaje a los Estados Unidos me llevó a través de nueve países diferentes. Doy gracias a Dios cada día que lo logré. 

La fe es lo último que se pierde y sé que Dios nos da muchas oportunidades. Mientras esté vivo, perseveraré.


Desde que Covis habló por primera vez con Borderless, su hija nació con complicaciones. Está trabajando para ayudar a pagar la cirugía de su esposa, quien permanece en Venezuela.

Este reportaje se ha realizado con el apoyo de Chicago Headline Club Foundation.

Suscríbete a Block Club Chicago. Cada centavo hacemos informes de fondos de los vecindarios de Chicago.

¿Ya estás suscrito? Haga clic aquí para apoyar a Block Club con una donación deducible de impuestos.